Por        Rebeca Fuentes.

mamá y amante de la crianza natural y respetuosa


Volver al blog

Las etapas del porteo

                   Portear a tu bebé desde recién nacido hasta casi la segunda parte de la infancia es posible, pero para ello necesitarás estar informada, ya que cualquier "cosa" cuya caja ponga que es un #portabebé no es válido, ni para tu bebé, ni para ti, mucho menos para adecuarse a las necesidades en cada etapa de crecimiento.

Logopit_1612820544861jpg

¿Cómo sé qué portabebé es adecuado para mi bebé?

                Hay que ver en primer lugar en qué etapa de desarrollo y crecimiento se encuentra tu bebé, así como la persona que va a portearlo (la persona que lo llevará en el portabebé, por lo general, mamá o papá) Hay que ver si mamá podrá portear si tras el parto se encuentra físicamente bien, si su suelo pélvico está en condiciones para hacerlo, cuánto peso y por cuanto tiempo llevará el peso. Recordemos que no todas las familias tienen solo un bebé ; ) Es conveniente recordar que el porteo debe ser ergonómico no solo para el bebé si no que también ha de serlo para la mamá, insistiremos en el caso de la mamá ya que por regla general es la persona que más tiempo pasará con el bebé los primeros meses de vida.

                Durante la primera etapa, que irá desde el nacimiento hasta aproximadamente lo 6 meses, que más o menos es cuando será capaz de sentarse por sí solo/a y sosteniendo su torso desde la cabeza hasta la zona lumbar, teniendo en cuenta que el desarrollo de cada niño/a es muy dispar, que cada uno lleva su ritmo, esto puede suceder entre los 5 a 9 meses, con lo que el tiempo de la primera etapa irá siempre condicionada por el ritmo de crecimiento de cada bebé.

 Cuando el bebé nace, está muy encogido, emulará durante un tiempo la posición del útero, como puedes observar en la infografía con el portabebé AZUL, tu bebé no será capaz de sostener su cabeza más que unos segundos y por supuesto la musculatura de la espalda no estará desarrollada hasta dentro de unos meses, por lo que es de vital importancia proteger esta zona en especial. Así como NO es conveniente sentar a tu bebé antes de que sea capaz de hacerlo por sí solo, el portabebé que elijas debe respetar su postura fisiológica y adaptarse a la curvatura natural de la espalda del bebé. 

             Por lo tanto, en esta primera etapa, deberías elegir un portabebé que sea capaz de adaptarse punto por punto al cuerpo de tu bebé protegiendo las zonas que aún no están fortalecidas:  cabeza y espalda.

Los portabebés más adecuados para este tiempo serían el fular elástico, el fular semielástico, el fular tejido, las bandoleras y mei tais o mochilas evolutivas que ofrecen una sujeción correcta.

Logopit_1610630669146jpg

La primera etapa de porteo puede llegar a ser muy intensa ya que los bebés los primeros meses demandan mucho contacto, los ratos de sueño aunque son muchos son cortos, muchas tomas y estar el el portabebé hace que se relaje, le recuerda a la sensación de estar en el útero materno, el sonido del corazón de mamá, su olor, el vaivén al andar... todo esto es muy conocido para él, piensa que ha estado en este entorno durante nueve meses y ahora lleva poco tiempo fuera, donde todo es extraño.

       Es importante que el portabebé sujete la cabeza durante los primeros meses que no será capaz de hacerlo solo, pero tras el tercer mes aproximadamente, será capaz de hacerlo, en los ratos de vigilia no necesitará este sostén, pero sí que lo necesitará mucho más tiempo para las siestas.

    Un plus que encontrarás durante esta primera etapa porteando a tu bebé será el alivio de los molestos cólicos del lactante... Si bien es cierto que no todos los bebés los padecen, cuando se presentan son algo muy estresante tanto para el bebé como para la familia. El estar en la posición vertical y en movimiento ayuda su inmaduro sistema digestivo a expulsar los gases evitando dolores y molestias.

      La segunda etapa  comienza cuando tu bebé sea capaz de sostener bien la cabeza y sea capaz de sentarse por si mismo (en la infografía con el fular amarillo), Ahora tu bebé quiere observarlo todo, puede ser un gran momento para combinar el porteo con una bandolera si hasta ahora no lo hacías, ya que llevarlo a la cadera ayudará a que pueda ver mejor el mundo que le rodea, ¡TODO es NUEVO! 

     Ahora puedes utilizar casi cualquier tipo de mochila ergonómica sin llegar a la talla toddler que es para "bebés grandes o niños pequeños" 

   Sobre los 7 u 8 meses es probable que tu bebé comience a gatear o algo parecido, es ideal el movimiento libre para el desarrollo de su psicomotricidad, por lo que hay bebés que en este tiempo deciden hacer "huelgas de porteo",  pero a nivel neurológico está cerca de darse cuenta de que ya no es un "apéndice de mamá" si no que es una personita individual y es muy probable que padezca la conocida como "ansiedad por separación" que no es otra cosa que una fase en la que da pánico que mamá se aleje, aunque yo sea capaz de desplazarme y llegar gateando hasta donde ella se encuentra (sí, en ocasiones no supone más que dos metros) pero hay bebés que llegan a vivir esta etapa como un verdadero duelo, sobre todo los bebés de Alta Demanda que no es otra cosa que, a grandes rasgos, bebés que necesitan muuuuuuucho más que otros el contacto constante con mamá (realmente es mucho más amplio, pero hoy no me voy a detener en este aspecto)

IMG_20200818_163808_614jpg

             Tras cumplir el año, por regla general, la mayoría de los bebés comienzan a andar, comenzamos con la etapa de "sube baja", aún necesitará mucho tiempo de brazos, pues aunque la nueva habilidad adquirida mola, pero se cansan con facilidad, tropiezan, caen...en este tiempo lo ideal es un portabebé de uso fácil y rápido, no algo tan complejo como un fular, (porque créeme puedes acabar aborreciéndolo si tienes un bebé intenso que no se conforma fácilmente) una bandolera o una mochila son ideales en este tiempo.
Hay que tener en cuenta que la bandolera cargas todo el peso en un solo hombro, por lo que, si tu bebé es pesado, lo mejor será una mochila que repartirá el peso sobre todo en las caderas y no tanto en tu espalda ni de forma asimétrica.

      Para la tercera etapa, que iría aproximadamente entre los 18 a 24 meses de tu bebé en adelante y llegaría hasta el final del porteo, será de gran ayuda sobre todo para el "estoy cansado mamá" para los "malos días de rabietas"  y porque ¿a quién no le gusta un abrazo? aunque ya somos más independientes, ya no necesitamos a mamá cerca tan a menudo y somos "mayores" son ideales las mochilas Toddler para esos ratos en los que están cansados de andar o tenemos que lidiar con esto tan extraño que estamos descubriendo, la gestión de las emociones... todo un mundo por descubrir. También, si es para un largo rato, los fulares tejidos son ideales ya que soportan mucho peso, las bandoleras, por lo general, soportan unos 20 kg, lo que suele ser suficiente para un niño/a medio de unos 4 a 5 años.

P_20170410_155134_pjpg
*En la imagen una niña de 3 años 


           Espero hacer podido resolver algunas de tus dudas con respecto al porteo en las diferentes etapas de desarrollo de tu bebé durante la primera infancia, ver un poco más con detenimiento las diferentes posibilidades que existen para poder llevar a tu bebé bien cerquita siempre

"piensa que solo van a ser pequeños una vez en la vida"

Visto así, no parece tanto esfuerzo unos pocos años de dedicación plena si tenemos en cuenta que estamos sentando las bases de la "personita" que será en el mañana



Soy amante del porteo, en nuestro caso, nos salvó la vida, y desde que descubrí las maravillas que puede hacer por una mamá en apuros el porteo, sólo quiero que personas como tú lo lleguen a disfrutar tanto como yo! 

Soy mamá de una preciosa niña llamada NOA, para mí tener a mi hija fue uno de los momentos más felices de esta vida, sobre todo ese instante en el que vi su cara por primera vez! (Sobredosis de oxitocina imposible de olvidar ;) 

En nuestro caso, descubrimos el porteo gracias a que fue una necesidad imperiosa, desconocía el termino de bebés de alta demanda hasta ese momento... De verdad, con todas las amistades que yo tenía que habían tenido bebés, nunca me encontré mi me contaron un caso de un bebé que tuviera la necesidad de estar pegada a su madre 24 horas... es precioso sí, pero extremadamente agotador cuando no estamos acostumbrados a maternar de esa manera tan intensa. 

Mi niña era un bebé que no se conformaba con un poquito, ella necesitaba a tres mamás para ella sola, para saciar su necesidad de apego. Hacía tomas cada 40 minutos, mañana, tarde y noche, (y no era un bebé de bajo peso) desde el minuto uno estuvimos con lactancia materna exclusiva, es más, estaban cosiendo mi episiotomia, y ella ya se había enganchado al pecho.

Una vez llegamos a casa, era extremadamente complicado poder conciliar la vida diaria, más allá de las tomas, además que por mi parte no tuve tribu, ninguna red de sostén que me ayudara simplemente a cogerlo en brazos si lloraba, en el caso de que yo tuviera que ir al baño... Qué trivial esto de ir al baño...en mi caso se convirtió en un lujo, una ducha en una utopía! 

por casualidad mi matrona me habló del porteo, ya que yo llevaba una mochila no ergonómica, una colgona malísima, y por desconocimiento pensaba que así a lo mejor, puesto que me daba cuenta que mi bebé no lloraba...

Lo primero que probé fue un fular elástico... La sensación fue maravillosa, era como volver a estar embarazada, esa sensación de protección, de contención, era como un abrazo a mi bebé, y además, yo podría seguir haciendo todo lo que mis fuerzas me dejaran! El simple hecho de salir a caminar, a mí me ayuda muchísimo con las hormonas postparto, y con la introducción a la nueva rutina, pues no siempre es fácil hacerte a la idea que el reloj desaparecerá de tu vida...

Para mí poder ir a hacer algo tan sencillo como tender la ropa mientras estaba tranquila que mi bebé estaba dormida y atendida, era MAGIA! 

las familias de niños de alta demanda, nos sentimos muy incomprendidos por la sociedad en general,pues esta sociedad consumista y estresada en la que vivimos, para nada está preparada para maternar, para escuchar a un bebé, y para adaptarse a sus ritmos. Está sociedad ve normal dejar a un bebé de pocos días solo en su habitación, tiene que aprender a dormir sólo en su cuna, además ser un bebé "bueno" y con esto quieren hacer referencia a que no parezca que mamá y papá han tenido una cría, es decir, ese bebé que apenas llora, que no se queja por los gases, o simplemente porque le pica un pie. 

Para ti como madre, si atiendes ese llanto constantemente para tratar de calmar a tu bebé y que la hormona del cortisol no invadan su cerebro completamente, te tachan de blanda, de consentidora, -que lo vas a malcriar, -que te tiene cogido la medida, -que si cada vez que llora le metes el pecho en la boca, se te va a poner como una morsa, -que te está usando de chupete, porque no tiene hambre, -oooootra vez con la teta en la boca??? Eso es porque tu leche no alimenta, tu bebé se queda con hambre, ahí solamente tienes agua...

Esta sociedad, no está hecha para maternar